Contáctese con nosotros

 

 

 

Cuidados del Shar Pei Chino
Como cuidar a  un Shar-Pei chino
El Shar-pei chino es inteligente, juguetón de gran cabeza con una mordida muy fuerte. Estos perros son también dominantes y tratarán de controlar su casa si usted les deja. La temprana educación es esencial para establecer su posición como la cabeza de la casa.

VACUNAS: Tener un  Shar-pei chino vacunado cuando usted lo adquiere, y hacer que él siga vacunándose según la lista establecida por su veterinario, para mantener la inmunidad del perro contra las enfermedades. Consulte a su veterinario sobre productos de control antipulgas, tratamientos preventivos y desparacitantes para su perro.

1ª vacuna rabia f.n.: fecha de nacimiento
* La pauta de desparasitación, caso de coincidir con la desparasitación, deberá terminar 3 días antes de la vacunación.  La vacuna de rabia y la vacuna polivalente se repetirá cada año y separadas en un plazo de 6 meses entre sí, asegurando de esta manera dos revisiones anuales con el veterinario de nuestro sharpei.

A algunos animales, estas vacunas pueden producirles una pequeña reacción, causando un leve cuadro de fiebre. Tendremos que estar pendientes para que en pocas horas nuestra mascota se encuentre perfectamente.

ALIMENTACIÓN: Alimentar su Shar-pei chino con comida para perros de calidad superior. El primer ingrediente debería ser la carne. La proteína ordinaria no debería ser el 22 a 26 por ciento y la grasa no menos del 20 por ciento. También, el contenido de fibra tiene que ser el 4 por ciento o menos.

CARÁCTER Y CONVIVENCIA: Socializar con su shar-pei chino a muy temprana edad para estar con niños y otros animales domésticos y perros. Ellos son muy juguetones con niños, pero pueden ser agresivos con otros perros.  
 
Una de las consultas más habituales que tenemos es sobre su carácter y cómo es su convivencia con el resto de animales de la casa o de la calle. El sharpei es un perro que hace muchísimos años, se utilizaba como perro de combate, no por sus dotes agresivas, sino por sus características físicas: su mordida en tijera, su piel tan gruesa y suelta, sus pequeños ojos y orejas, etc.
Realmente, los sharpeis son perros muy vigilantes y observadores, pero en absoluto agresivos. De hecho, ya en sus ancestros cuando debían salir a pelear, se comprobó que eran perros que no tenían agresividad ninguna.
 
Hemos podido observar que ellos son muy sociables con otras razas. Cuando salimos con ellos a dar paseos por la playa, es inevitable que nos crucemos con otros perros. Ellos van hacia el perro que encuentran, se olisquean durante unos minutos y cada uno por su lado. Si a veces encontramos perros, sobre todo razas pequeñas, que les gruñen, ellos dan media vuelta y se van sin más. No quieren problemas.
También, por otros propietarios de sharpeis que conviven con otras razas u otras especies, nos han comentado que si al sharpei se le acostumbra desde pequeño a vivir, por ejemplo, con gatos, se hacen amigos inseparables.
El sharpei es un perro que por sus virtudes: limpio, inteligente, cariñoso pero no molesto, muy tranquilo, y nada ladrador, es ideal para vivir en una pequeña casa. No necesita de paseos diarios, ni de paseos muy largos, él se amolda a todo. Si algún día nos lo llevamos a dar un gran paseo, él se pondrá contento cómo si de un juego se tratara, pero si otro día no disponemos de tanto tiempo para pasear, él se conformará con sus salidas diarias.
Les encanta tomar baños de sol, recargando pilas de esta manera y beneficiándose de las radiaciones solares para su salud y su pelo . Permanecen expuestos durante mucho tiempo bajo el sol, alcanzando temperaturas corporales muy altas, y combinando estas exposiciones con la sombra. Tener presente que el Shar-pei es sumamente sensible al calor y debe tener mucha sombra y agua cuando vive en áreas calientes.

También es un perro ideal para estar con niños. Se compenetra muy bien con los peques de la casa. Es tolerable en los juegos, paciente y muy cariñoso.

ENTRENAMIENTO: Evitar usar una voz fuerte al entrenar a su shar-pei chino. Esta raza se desenvuelve mucho mejor con palabras amables y responde bien a la educación con refuerzo positivo. Sin embargo, es importante ser firme manejando su  shar-pei chino.

PASEOS: Es importante que desde cachorro se habitúe a llevar un collar. A nosotros nos gustan los collares de cuero con forma redondeada. Estos impiden que les arenque y rompa su pelo. También aconsejamos que sean de ahogo, ya que normalmente, el sharpei es un perro con bastante fuerza y muy terco y cabezota, y hemos comprobado que con un arnés por su cuerpo es muy difícil dominarlos. Claro, todo dependerá de la corpulencia de tu mascota.
Siempre llevamos con nosotros en nuestros paseos bolsas de plástico y alguna bolita de pienso. Cuando aprenden a hacer sus cositas fuera de casa, los felicitamos efusivamente y les obsequiamos con una bolita de pienso. En pocos días, ellos aprenden el mensaje.
Es preferible no dejarlos sueltos hasta que lleven un tiempo paseando con correa y atiendan a nuestra llamada.

Ejercite a su shar-pei chino diariamente, asegurándose que usted lo mantiene con cuerda en cualquier momento para evitar conflictos con otros perros. Considere enviar a su shar-pei a una escuela de entrenamiento aproximadamente a las 10 semanas de edad.

PELO: Cepillar el pelaje de su perro con un cepillo de cerda al menos una vez por semana (él puede necesitar ser cepillado varias veces al día cuando esta mudando).

BAÑO: Cuando sea necesario. Procure no lavarlo con champú muy frecuentemente (no más de una vez cada dos semanas), la piel del shar-pei es muy susceptible. El Sharpei tiene una grasa corporal que le protege de pulgas, garrapatas y demás bichitos. Cada vez que lo bañamos, pierde esa grasa y tarda mucho tiempo en recuperarla, por lo que no es recomendable bañarlos muy a menudo.
 
A nuestros Shar peis, los bañamos una vez al año, aunque, habitualmente, les pasamos toallitas de bebes (sin alcohol) por su cuerpo para arrastrar la suciedad que pueden llevar en su pelo. Con estas toallitas, también les limpiamos los oídos y sus ojitos con mucho cuidado, la barriguita y los espacios interdigitales.

Cuando toca su baño anual, procuramos que sea en día soleado y siempre nos aseguraremos su completo secado con un secador, si fuera necesario. Procuraremos siempre que nos sea posible, que tras beber, eliminemos los restos de agua del pelo de su papada. Para ello, nosotros siempre tenemos toallas de ropa a mano. Esto nos servirá para mantener su higiene, evitar la posible proliferación de hongos y para mantener, como no, limpio el hogar.

Si en algún momento nuestro sharpei tomase un baño en la playa o en aguas estancadas, es aconsejable aclararlo con agua dulce para eliminar la presencia de arena, sal y otras partículas, asegurándonos que no haya entrado agua en sus oídos que podrían provocarle una otitis. Después de este aclarado, también deberemos secarlo completamente.


Revise las uñas del Shar-pei con frecuencia y recórtelas cada dos o cuatro semanas. Es lo mejor comenzar el recorte de uñas cuando el Shar-pei es todavía un cachorro. También, revise y limpie los oídos de su perro a menudo con un cotonete. Es recomendable controlar la longitud de las uñas (molestan al caminar y aumentan el riesgo de roturas).

BOTIQUÍN: Nuestro cachorro puede hacerse daño con muchísimas cosas, por lo que tendremos que estar muy atentos a sus juegos.
Es básico tener un pequeño botiquín en casa, donde no pueden faltar: gasas, agua oxigenada, yodo, baritas de nitrato de plata (sólo en caso de que nosotros les cortemos las uñas y produzcamos un sangrado), un cortaúñas (específico para perros), unas pinzas de manicura, unas tijeras, un termómetro, vaselina.
Es recomendable tener siempre muy a mano el teléfono de nuestro veterinario de confianza. En caso de que su consulta no esté abierta las 24 horas, es conveniente tener localizada una clínica de urgencias cerca de nuestro domicilio.
 
JUGUETES PARA NUESTRO SHARPEI:  Nosotros recomendamos, y además a ellos les encanta, las cuerdas con hilos para que puedan morder, y a la vez jugar con vosotros. Si nuestro cachorro es para exposición, hemos de procurar no darle juguetes muy duros que puedan desviar el crecimiento de sus dientes. Si pensamos no exponerlo, entonces podemos optar por los huesos de venta en tiendas especializadas de nylon.
 
En caso de ofrecerle pelotas para sus juegos, debemos controlar el tamaño de las mismas, pues podría ahogarse con ellas. No es recomendable ofrecerle juguetes que imiten elementos del hogar y prendas de vestir, pues podría confundirlos con los reales.

SALUD: cuenta que el shar-pei es propenso a ciertas condiciones de salud, como entropión, fiebre, problemas de oído y alergias. Algún Shar-pei con la fiebre puede sufrir de fosas nasales tapadas mientras dure la fiebre, y algunos pueden desarrollar falencias de riñón debido a anyloidosis.

VIDA: Espere que su Shar-pei pueda vivir aproximadamente 10 años mientras él este sano.

Tips

El Shar-pei está sujeto a mucinosis cutáneo, son acumulaciones parecidas a una ampolla bajo la piel. Esto es normal en la raza y no debe ser asociado con ningún otro problema en particular.

Esta clase tiene una aversión al agua y lo evitará siempre que sea posible.

El Shar-pei pierde o gana mas arrugas según como envejecen.

     

 

Inicio l Quienes Somos l Shar Pei l Cuidados l Cartas al Editor l Cosas de Perros l Creciendo l Disponibles l Galería l Contactos

Webdesign By Grypus.com Graphic Design & Web Development